martes, 28 de marzo de 2017

Los recortes que afectan. El caso de la cárcel de Albolote, Granada.

Un nuevo corte de fluido eléctrico en la prisión de Granada, que se prolongó durante horas y que provocó "múltiples protestas" de los internos, no acabó en un motín.
La ultraderecha tiene más dinero que nosotr@s, pero en las prisiones este no llega. El sábado no hubo agua en este centro de exterminio, a lo que se sumaron microcortes de luz y, sobre las 21.15 horas, un corte total del suministro que dejó el talego aún más "paralizado y a oscuras", ya que no entraron en funcionamiento los generadores eléctricos.

La torre de control de la cárcel quedó inoperativa, según los "sindicatos de carceleros", lo que impedía que se pudieran abrir las puertas de las celdas ni los rastrillos que acceden a los módulos.

La tensión en el interior de la prisión fue en aumento, con golpes en las puertas y gritos de protesta, con presuntos insultos y amenazas a los carceleros.

Por la noche, los reos presuntamente comenzaron a tirar todo tipo de objetos por las ventanas según la misma fuente, que ha dicho que algunos internos llegaron a prender fuego a las mantas y otras prendas, para arrojarlas por las ventanas y pedían protestar de forma violenta, hasta que horas después se restableció el fluido eléctrico.


Los carceleros APFP, acaip, ugt y ccoo han exigido además el cese de la dirección de la cárcel por la falta de previsión y sus posibles consecuencias.

La cloaca estatal ahora también está acompañada por los “recortes”. Pero no nos calentemos y ejerzamos la “libertad de expresión”, no sea que nos encarcelen, y digan que somos un peligrosísimo grupo terrorista. Algunos libros y camisetas que tenemos se podrían exponer como arsenal incautado por los desgraciados mercenarios del “para nada terrorista” estado español.

Este centro de exterminio secuestraría a 1.600 personas, pese a que tiene capacidad para 1.080, mientras que el número de carceleros es “insuficiente” al no cubrirse las jubilaciones y no adaptarse la plantilla a la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de la prisión. El problema no es el hacinamiento de personas presas, no, es que hay poc@s carceler@s. Como diría el mítico líder del PP y miembro del Opus, Federico Trillo, manda huevos.

En la actualidad, en la cárcel granadina hay un@s 490 carceler@s  y, a juicio de c.s.i.f., serían necesarios 18 más, lo que afectaría a la Oficina de Régimen, donde, según algún carcelero, son “de vital importancia para un correcto control de las salidas a diligencias, permisos o libertades de internos” entre otras labores. Será por los permisos y libertades que se conceden…

El personal que se dedica a la limpieza del centro de exterminio se habría reducido a la mitad. Pero los recortes no se votan… los sindicatos los asumen... pero que se va a esperar de los sindicatos de carceler@s, entre los cuales está también la C.g.t., como puede verse en este vídeo, al final: http://www.youtube.com/watch?v=3brnPZzVnZQ

“No se solucionan los continuos cortes de electricidad que ponen en riesgo la seguridad del centro, ni el problema de la depuradora que tiene defectos desde su construcción” ni los “sistemas informáticos obsoletos”, lamenta algún carcelero. Esto realmente quienes lo sufren son las personas presas, como así nos lo han comentado. Parece ser que l@s carceler@s hay momentos en los que les dicen que el agua es potable, y otros en los que les dicen que no.

Csif también dijo que se está empezando a privatizar la seguridad exterior de las cárceles, algo ya reflejado en http://cna-m.blogspot.com.es/2013/02/de-escoltas-de-la-oscura-empresa-ombuds.html Recorte de los que se pasa de público a privado… mierda en cada lado, negocio calculado.

En el caso del centro de inserción social (CIS) Matilde Cantos, el "sindicato" mantiene que es necesario incorporar a otros 12 “funcionari@s” para garantizar un buen funcionamiento. Habría que ver que sucede ahí dentro…

En resumen, nada nuevo, les espera tanto un duro verano como un duro invierno en Albolote, Granada. L@s carceler@s seguirán cobrando bien cada mes y haciendo un paripé, en el caso de l@s que están en csif, de vez en cuando. La cope se seguirá oyendo en las zonas donde pierden el tiempo quienes tienen la vida resuelta. Y nada de esto cambiará si entre quienes estamos fuera no hacemos nada, así que a ver si nos activamos, porque cualquier día podemos ser nosotr@s quienes estemos dentro. Practiquemos la acción directa, el boicot y el sabotaje. Un saludo a los carceleros que residen en El Padul, ese pequeño pueblo granadino de tan sólo 89 kilómetros cuadrados en el que todo el mundo se conoce. Muerte al estado, y viva la anarquía. Quien siembra odio, ¿Qué recoge?

No hay comentarios:

Publicar un comentario